Actividades

Shinrin-yoku: Sumergirse en el bosque

 Es el arte japonés para vencer el estrés mediante la naturaleza.

En tu baño forestal, lo primero y más importante es la experiencia sensorial y no pensar, sino sentir. Es un ejercicio de estar presente en el entorno natural y en el propio cuerpo.

No tengas prisa cuando estés en el bosque. Disfruta de la experiencia sin distracciones: apaga el teléfono, la cámara y los dispositivos móviles.

Ponte ropa cómoda y zapatillas de caminar. Te será de gran utilidad un sombrero o gorra para cubrirte del sol y un bastón para ayudarte a caminar. Y llevar agua y algo de comida, fruta, galletas.

Disfruta de la diversidad de la naturaleza, diferentes tipos de árboles, contraste de colores, musgo, rocas.

Guarda silencio y utiliza el olfato: déjate seducir por los olores de las flores, los arbustos, la tierra húmeda.

Descubre los sonidos que te calman y te hacen feliz. Cierra los ojos y concéntrate en tu sentido del oído. La naturaleza te proporciona la oportunidad de captar mejor los sonidos. Concéntrate en tu interior y déjate llevar por los sonidos. Podrás captar el zumbido de algún insecto, el goteo del agua, el crujido de las hojas que se mueven con el viento.

Elige un sendero donde puedas caminar descalzo, mojarte los pies en agua de un río o un estanque limpios.

Tómate una pausa para respirar. Tomar aire conscientemente, inspirando por la nariz y espirando por la boca, nos ayuda a relajarnos y estar en el aquí y ahora.

Recuerda que el Shinrin-yoku no es una ruta de senderismo, no tienes que alcanzar ninguna meta.

Estar presente en el aquí y ahora y fundir tu propio cuerpo en el entorno natural. Vive las emociones de un baño del bosque.